jueves, octubre 31, 2013

El aceite bendito. Un sacramental que hay que recuperar.


Ya lo he hablado con el convento del que soy capellán. Y una vez al mes tendremos una ceremonia para bendecir agua, aceite y sal. Además, bendeciremos de forma especial durante siete días un óleo para que los familiares puedan llevarlo a los enfermos.

No será el óleo de los enfermos, es decir, el que se usa para el sacramento. Sino que será simplemente un oleo bendecido. Pero, eso sí, un óleo sobre el que habremos orado mucho.

Es mi deseo que ese óleo sea un bálsamo formado formado por distintos perfumes que tengan un simbolismo bíblico. Y así este óleo tendrá perfumes de verdadera calidad, en la medida en que la gente colabore trayéndolos.

Ya tengo una lista de elementos repletos de simbolismo, cmo el nardo, las azucenas (símbolo de la pureza) o la rosa (símbolo de María), por decir sólo tres de mi lista que ya os la compartiré mañana. Pero si sabéis de elementos vegetales o minerales que tengan un especial simbolismo bíblico para un oleo bendito, os agradeceré que me enviéis sugerencias. 

Asimismo si conocéis oraciones de bendiciones muy antiguas o especialmente bellas. Todo lo que creáis que me pueda servir, podéis enviarlo a fort939@gmail.com


Durante varios días he leído sobre el miron de las iglesias orientales. Y me he convencido de que recuperar este sacramental del óleo santo, es algo en perfecta sintonía con la Sagrada Escritura.

miércoles, octubre 30, 2013

Tareas varias

Por la mañana he tenido que hacer una llamada a un experto canonista. Un grupo de Colombia me había hecho una consulta.

Después he ido a buscar la iluminación que sería mejor para la iglesia del convento donde celebro misa. Buscar esa iluminación ha sido una tarea complicada y larga.

Ya que estaba cerca, me he ido al supermercado a comprar comida.
Al llegar a casa, me he tenido que dedicar a labores de la casa. Llevaba varios días con la política de mañana lo haré.

Por la tarde, ha venido el técnico y hemos estado una hora y cuarto mirando qué luces le irían mejor a la iglesia, y qué lugares eran los más adecuados para colocarlas.

Después el técnico se ha venido a mi casa, tenía unas luces que cambiar.

Hoy ha sido un día de tareas varias. Entre esas tareas, he subido varios de los sermones que he predicado en el convento. Los nuevos sermones los encontraréis en este link:


martes, octubre 29, 2013

Niña ayudando a su hermanita a sonreir


Hoy la tesis doctoral ha avanzado mucho. Pero mucho son diecisiete páginas. A veces la revisión va a buen ritmo. Pero, en ocasiones, uno embarranca en una página, buscando citas en la bibliografía.

A quince páginas por día, las doscientas páginas que me quedan por revisar, acabarán relativamente pronto. Después quedarán por revisar algunas cosas, como la bibliografía o las notas al final de la obra.

Pero ya, poco a poco, se va viendo el final. Lo malo son los días de hospital. Son días en que la revisión sufre un parón.


El día que acabe esta revisión, no me lo voy a creer. ¿Por qué me metí en una tesis de cerca de quinientas páginas? En fin, uno aprende a hacer una tesis, haciendo la tesis. Avanzo con lentitud, pero avanzo.

lunes, octubre 28, 2013

La foto nos la tomamos delante de la catedral de Rochester


No sé. He llegado a un momento de mi vida, en el que toda liturgia se me hace enteramente insuficiente. Es como si ninguna liturgia estuviera a la altura de Dios. Como si todo nuestro culto, por magnificente y grandioso que sea, fuera paja y vacío frente a la dignidad de Dios.

Lo mismo puedo decir de mi trabajo literario. Laboro en mis libros con alegría. Pero con la certeza de la posterior labor destructora del tiempo. O de la acumulación ingente que equivale al olvido.

Respecto a mi vida espiritual, a menudo pienso que lo mejor hubiera sido que me hubiera muerto dos años después de salir del seminario.

Lo extraño es que soy feliz en mi poquedad. No vivo precisamente amargado. Es como si hubiera acomodado mis perspectivas a una cierta rutina con moderación de deseos. Incluso esto me parece mucho. Quizá deseos, deseos, lo que se dice deseos, no los albergo. Desde hace años, mi único deseo es el mantenimiento del statu quo.


No veáis esto como una especie de ánimo pesimista. Al contrario, es la felicidad del ahora. La convicción de que el presente tiene una sublimidad casi suprema, aun a pesar de todas sus imperfecciones. Me imagino que éste es un post que sólo lo entenderán algunos ancianos. Tampoco aspiro a más. Me conformo con que me entiendan algunos vejetes con un pie ya en la tumba.

domingo, octubre 27, 2013

Un día en un blog



















La foto es de cuando estuve en la catedral de Canterbury hace un par de semanas. La película Becket, qué recuerdos del seminario.

Hoy he comido con un analista económico. He predicado en un tríduo. He ayudado a mi convento a elegir una luz para iluminar a la custodia, cuando está sobre el altar. He trabajado en mi tesis. Existen dos muffins menos en el mundo. Y mi visión del mundo no ha cambiado substancialmente. De hecho, hoy no he pensado para nada acerca del mundo.

En otro orden de cosas, he puesto nuevos sermones en este post:


Sea dicho de paso. Mientras hacía labores en mi casa, muchas se me habían acumulado, me he puesto unos auriculares y he escuchado una extensa explicación de la vida de Cicerón.

El analista con el que he comido, está leyendo una novela mía: Torres Góticas. Necesito este tipo de encuentros. Si no tengo la sensación de que escribo para el vacío y la niebla.

sábado, octubre 26, 2013

Suddenly


Hoy he visto un reportaje sobre los virus resistentes a los antibióticos. Un reportaje nada tranquilizador. Los médicos, hasta ahora, podían mostrarse confiados, recordando que esos virus atacaban a las personas con defensas bajas. Pero ahora mismo ya hay virus que están atacando a personas sanas. Y hay entornos donde esos virus están fuera de los hospitales, y esos virus sobreviven a condiciones ambientales normales.

Por si queréis intranquilizaros, éste es el link del documental:



Una vez más parece que la naturaleza, los hombres, las enfermedades, están empeñados en recordarnos qué feliz fue el mundo hasta cierto momento. Parece como si el pecado hubiera desestructurado la armonía terrenal. Como si todo se fuera inclinando, poco a poco, hacia abajo.

jueves, octubre 24, 2013

Hoy es un día otoñal, las hiedras de Alcalá ya están rojas

Si algo me gusta es hablar a mis hermanos sacerdotes. Pero volviendo al tema de mi tesis. En la realización de una tesis lo peor son los pequeños asuntos que te despistan. Es decir, como por la mañana tengas que hacer alguna pequeña cosa fuera de casa, ya cuando llegas es difícil ponerte manos a la obra. Lo normal es que sigas haciendo pequeñas cosas pendientes de la casa.


Para sacar adelante una tesis, nada más desayunar hay que ponerse manos a la obra. Dejando cualquier cosa para después de la comida.

En cosas profundas, es difícil trabajar media hora o una hora. Lo ideal es tener tres horas por delante.

Para todos aquellos que me quieran leer, hay un link donde pueden descargarse parte de mis libros:


Reconozco que me encanta escribir. En esta vida cada uno siente que algo es lo que más le gusta, algo con lo que se siente plenamente realizado.
La conjunción en mi existencia de escritura, conferencias, capellanías es un verdadero don de Dios.





Todo eso unido a paseos con los amigos, cocinarme mi propia comida y vivir en una ciudad que es una joya del siglo XVI. Gracias, Señor, gracias. Que mi vida sea un continuo cántico de alabanza.

martes, octubre 22, 2013

Me he equivocado


Hoy, un día después de mi post, debo confesaros que he cambiado de opinión respecto a lo que dije ayer sobre la excarcelación de la etarra.
Mi post de ayer se basaba en un razonamiento muy simple: El Poder Ejecutivo en España (como en casi todos los países) mangonea siempre que puede. Y constitucionalmente puede mucho. Luego si hemos sufrido tantas intervenciones del Ejecutivo contra el bien común y a favor del bien particular, hagamos una más en favor de la Justicia.

El razonamiento no estaba exento de razón.

Ahora bien, después de pensarlo mucho más, después de hablarlo con un amigo en un largo paseo tras la cena, tras haber dormido satisfactoriamente, ahora lo veo de otra manera.

Es cierto que el terrorismo ha hecho mucho daño, pero más daño se puede hacer desde el Poder. Si el Ejecutivo comienza a hacer excepciones (por muy justas que sean), al final hará excepciones peores que excarcelar a estas personas que ya habían cumplido casi toda su condena.

Es cierto que el Ejecutivo hace excepciones (las llama indultos), es cierto que el Ejecutivo realiza chanchullos, pero los ejecuta dentro de la Ley (ellos hacen la Ley). Lo que ahora se le pedía era que se saltara por la torera las leyes. Si lo hubiera hecho, los perjudicados hubiéramos sido todos.

Lo repito, todos hubiésemos salido perjudicados si esa terrorista hubiera seguido en prisión.

Parece un contrasentido, pero todos y cada uno de nosotros hubiéramos perdido un poco de libertad si el Poder hubiera atravesado la barrera de la Ley. La Ley es la débil barrera que separa al Poder de nosotros. Las leyes hoy día son débiles. Porque los hombres sin conciencia no tienen leyes férreas. Por hacer Justicia no podemos debilitar todavía más esa barrera abriendo puertas. La cruel mano del Poder, de momento, está contenida por esa barrera frente a los indefensos ciudadanos.

Creedme, a quien tenemos que temer es al Poder. La Justicia debe hacerse dentro de la Ley. Si cerramos la puerta de la cárcel de esa terrorista, abriremos otra puerta de la que nos lamentaremos mucho más en el futuro. Después de la liberación de esa mujer, todos seremos un poco más libres. Pues habremos comprobado que las cadenas que contienen al Leviatán de Hobbes todavía son suficientemente fuertes.


Y recordad que el día que se quiebren, será por una buena y justísima causa. Después, ya no será por buenas causas. Pero ya no podremos recomponerlas.

lunes, octubre 21, 2013

La Decisión de Estrasburgo, y la decisión de un Pueblo entero.

En Italia, la señora Lautsi en el año 2002 llevó a los tribunales el que se retira el crucifijo del aula del colegio público donde iban sus hijos. En el año 2009, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, condenó a Italia y le obligó a retirar los crucifijos. (European Court of Human Rights, Case of Lautsi and others v. Italy, Sentencia del 18 marzo 2011, Application no. 30814/06, n.71). Pero Italia dejó bien claro que no iba a acatar la sentencia. Esa determinación y la presión popular obligaron a que posteriormente el mismo tribunal dictaminase que la presencia del crucifijo en la escuela pública no era en sí misma suficiente para denotar un proceso de indoctrinación por parte del Estado.
         Aquí, cierto es, ya no cabe recurso. Pero el Estado puede decir NO y en este caso debe decirlo, bien claro y bien fuerte. España entera. La España sensata, la que cree en el orden. No debe ser el Gobierno, sino el Parlamento, las instituciones civiles, la ciudadanía la que debe clamar con un grito unánime como nunca se haya escuchado en este país. Si otros no están de acuerdo, que se echen a la calle, al monte, o que hagan lo que quieran.
Estamos hartos de que se use la Ley tantas veces para que el culpable no cumpla su pena. Estamos hartos de que el Poder Ejecutivo nos haga trampas con indultos, con subterfugios, y con vueltas y revueltas para hacer lo que ellos quieren.  Por una vez, se debe hacer justicia y punto. Por una vez, la voluntad del Ejecutivo debe usarse no para hacer trampa, sino Justicia. España como nación debe decir de forma rotunda NO. Los culpables no salen y punto final.
         Otra cosa distinta es que la Doctrina Parot jurídicamente sea cuestionable, otra cosa es que la ley penal hace mucho que debería haber sido cambiada, pero por encima de legalismos, lo que debe primar es el sentido común y la convicción de que los tribunales están para hacer Justicia, no bellos pronunciamentos legales. Prefiero hacer un apaño legal para hacer Justicia, que un bellísimo papel jurídico que no logra el fin que se pretendía con ese papel. Después de tanto chanchullo, después de tantas chapuzas jurídicas, ahora que no nos vengan con cara impoluta de no haber roto un plato.
         Siempre he defendido la legalidad, la independencia de los tribunales, el carácter casi automático que debe tener la legislación, la total separación del poder judicial de cualquier presión. Pero dado que esto no existe en ningún país, al menos esta vez vamos a usar el poder del Poder Ejecutivo para hacer bien. Al menos por una vez.

         La misma justicia humana que no ve ningún problema en asesinar a los niños con el aborto, nos obliga a dejar en libertad a los terroristas y violadores. 

Hoy hasta un refrán


Qué bien me ha sentado un largo paseo dominical por el centro de Madrid. La compañía era buena. Una amiga de hace muchos años, una persona realmente de buen corazón. 

Después se nos ha sumado un sacerdote de Madrid, un profesor de la Facultad de Teología. Un profesor que vive la Teología.

Ahora estoy deseando irme a la cama. Se me van a cerrar los ojitos, como cuando era pequeño y estaba todo el día en el campo. Me acuerdo que volvíamos a casa por la noche, después de todo el día corriendo, saltando y jugando, y que me lanzaba a la cama con un enorme deseo de sueño. Así voy yo a caer hoy, redondo.


Acabo con un antiguo refrán español lleno de sabiduría: No se acuerda el cura de cuando fue sacristán.

sábado, octubre 19, 2013

Sobre el tema de la Guerra Civil y la Iglesia, algunos apuntes.



















Cada vez hay más voces que exigen que la Iglesia pida perdón por su actuación antes y después de la Guerra Civil.
1.
Apoyo completamente a los obispos españoles y sus declaraciones. A ellos les compete ser prudentes. Yo mismo en su lugar diría cosas como las que ellos han dicho y dicen. Esto lo afirmo de corazón. No lo digo para quedar bien con ellos y no hacerme enemigos. Con toda sinceridad, creo que su postura ha sido juiciosa a la par que cautelosa, como demandan cada vez más las circunstancias.
2.
Soy un demócrata. No deseo que nadie viva en una dictadura. Las dictaduras argentina y chilena fueron regímenes ilícitos y represores. No voy a gastar ni una línea en manifestar mi repulsa hacia esos regímenes. La democracia es el estado natural del ser humano. Dios nos hizo libres y nadie tiene derecho a quitarnos la libertad.

Dicho lo cual, me gustaría hacer algunas reflexiones respecto a la situación presente de esta polémica Iglesia y Guerra Civil.

3.
Al hablar de este tema, y me dirijo a los de casa, al clero, recordad que no se puede quedar bien con todo el mundo. Esto es imposible. Pongas donde pongas el pie, vas a pisar a alguien.
4.
Quedar bien es muy bonito. Pero en todo este asunto la Verdad también tiene que contar algo. La Verdad no es un cocktail entre embajadores mientras sirven canapés.
5.
Quedar bien con los que más gritan. Quedar bien con los que odian a la Iglesia. Quedar bien con lo políticamente correcto. Lo importante es quedar bien. Qué bonito es quedar bien. Qué bien queda quedar bien. Qué bien queda estar en el centro, no ser un extremista. No estar ni con unos, ni con otros.
6.
Mi opinión sobre la Guerra Civil es la de ese admirable agnóstico que fue Borges. El cual, a pesar de ser ciego, vio con claridad las cosas. Churchill fue de la misma opinión que Borges.
7.
Cuando un clérigo se ha de posicionar a un lado de una raya o a otro, hay que tener cuidado. Porque a un lado estuvieron todos los obispos de una generación. 

¿Cómo vive un capellán de hospital?


Un día normal mío. Desayuno en mi casa. Un desayuno sano. Fresas, kéfir, nueces y trozo de panettone. Estaba esto último de oferta en un supermercado. No descarto que provenga de la pasada navidad.
Subo tranquilamente al hospital. Recojo mi busca para estar localizable. Doy la comunión a los enfermos. Hoy no hay muchos. Unos seis. Pero eso lleva una hora. En parte por los desplazamientos. En parte porque hablas un poco con el enfermo y los familiares.
Después me voy a la capilla. Hago mi oración de la mañana en el hospital para llenar mi turno allí. Como el sagrario está en una esquina y es un sagrario muy, digamos, simple, hago una exposición menor sobre el altar. He puesto un pedestal cubierto con una tela muy bonita, y cubro el copón con un velo semitrasparente.
Después, me pongo a trabajar en mi tesis. Me he traído una pantalla grande, un teclado y un ordenador portatil. Un viejo notebook.
Sin dejar de trabajar en el ordenador, como alguna cosa. Por la tarde me visita un sacerdote de Torrejón que ha venido a dar la unción a una parroquiana suya.
Le doy los óleos y, entonces, casualidad, me llaman para otra habitación, para dar la unción también. Menos mal que me acordaba de la habitación a la que él había ido.
Después la misa en la capilla y me marcho a celebrar misa en el convento de las úrsulas. Tras eso he tenido una reunión con los cofrades de la hermandad de esa iglesia. Los cofrades me han parecido gente muy amable, sensata y con ganas de hacer cosas. Estoy seguro de que nuestra convivencia va a ser muy fructífera.
Tras eso la cena. Me he hecho una paella, qué caramba.
Larga conversación telefónica con una amiga. Después conversación con amigo sacerdote.

Escribo el post. Rezo completas y a la cama. A ver qué sueño hoy.

viernes, octubre 18, 2013

Dart Vader


Todo el post de hoy es esta foto. Una verdadera obra de arte. La figura de Dart Vader, desde el día de su aparición, se convirtió en un icono del mal. Ese personaje logró expresar el mal con una frialdad, con una dureza, como ningún rostro lo había logrado.

Después, en la saga, aparecieron el rostro de otros muchos villanos. Pero fue Dart Vader el que quedó en la imaginación de todos. Esa figura toca indudablemente profundos resortes inconscientes.


No es sólo el hecho de que no se le vea el rostro. Es quizá también su limpieza, su pulcritud, la impresión de fuerza que da. Es una creación visual a la que se le otorgó vida con la personalidad que se unió a ella. Pero no era sólo el hallazgo visual, era la figura que encarna.

Sea dicho de paso, su nombre significa en danés padre oscuro.

jueves, octubre 17, 2013

Buscando lo que no he logrado alcanzar


Una de las cosas que me hubiera hecho ilusión tener desde hace años, es una biblia que fuera voluminosa, de grandes páginas, magnífica, y que pudiera tenerla abierta en el salón de mi casa. Un libro cuyos márgenes fueran tan espaciosos, que me permitieran hacer anotaciones año tras año. Una biblia que fuera la biblia de mi vida. Y que toda una vida se pudiera recorrer en esas anotaciones marginales.

El problema, el primer problema, es que esa biblia no la encontré cuando era un sacerdote joven. Después encontré alguna biblia, no muy grande, pero más grande que las normales. Pero la traducción no era la que me satisfacía. Yo buscaba traducciones lo más literales posibles.
Finalmente, he renunciado a tener esa biblia. 

Primero porque uso una biblia interlineal. Segundo, porque me he dado cuenta de que no hay márgenes que aguanten tantas anotaciones.

Aun así, estoy ya inmerso en la fabricación de un libro que recogerá los versículos que medito. Será una extensa colección de versículos sueltos. No puedo aspirar a más. Con páginas grandes, tamaño A3, y letras iniciales y esas cosas que me gustan. Tardaré años en ver el libro formado. Pero ya, desde ahora, las páginas acabadas estarán presentes en el salón de mi casa.

miércoles, octubre 16, 2013

Ya he regresado de mi querida Pérfida Albión


He llegado esta tarde de Londres. La City ya estaba invernal. Abrigos, guantes, lluvia, por supuesto. Varias charlas me esperaban. Una sobre el Templo de Jerusalén, otra sobre el Libro de Job. También me esperaba una mañana de paseo por Londres y un día entero de excursión a Canterbury. Pude visitar por primera vez el Parlamento y por segunda vez la Abadía de Westminster. Me fascinó tanto esta abadía, que era la única cosa que tenía en la agenda como segura antes de montarme en el avión.

Pero el Parlamento supuso una fantástica visita: las dos cámaras, el trono, todos los símbolos del Poder. El Reino Unido ha sabido preservar esos símbolos, lo cual ha hecho que los británicos tengan un más alto concepto del Estado y de su nación. Simplemente por haber mantenido una serie de símbolos: un parlamento, las joyas de la corona, ciertas ceremonias, cambios de la guardia y cosas así.


De Canterbury no quiero decir nada, porque tendría que escribir veinte posts. Es una catedral que es un mundo. Sólo su cripta es más extensa que toda la catedral gótica de mi diócesis.


Pero de Canterbury lo que admira no son sus dimensiones, sino la grandeza de espíritu con la que está levantada. Cuando un edificio se construye con clase, eso se nota en cada rincón y en cada piedra.

lunes, octubre 14, 2013

El sagrado myron


La foto muestra el recipiente donde se contiene un óleo sagrado que se consagra en algunas iglesias orientales, el miron o myron. Ese óleo contiene muchos ingredientes y sobre él se hacen diversas y largas oraciones. Además del aceite otros ingredientes son distintas clases de flores, de maderas aromáticas. En la iglesia copta, la mezcla pasa por tres cocciones y adiciones de nuevos ingredientes, mientras se rezan salmos y partes de las Escrituras. Finalmente, los recipientes son colocados bajo el altar mayor.


No tengo la menor duda del poder de los sacramentales. Cuanto más oran los ministros para que ese óleo sea portador de una gracia, sin duda más la tendrá. Este año, en mi convento de las úrsulas, pienso aplicarme a bendecir aceite con dedicación y abundancia de oraciones. Porque, sin duda, cuanto más oramos por un sacramental, más poder tiene éste.

domingo, octubre 13, 2013

Qué complicado es el mundo de los humanos


Me impresiona la mirada del general de la foto de ayer. Hay tensión, pero una cierta dosis de serenidad en su rostro. Como si ya hubiera llorado todo lo que hubiera tenido que llorar. Como si ya se hubiese recriminado todo lo que tuviese que recriminarse. Como si se diera cuenta de que diferentes elecciones en su vida, le hubieran llevado a un lugar distinto. Cualquier lugar es muy distinto a la estaca donde te van a fusilar. ¿Qué pensamientos pasan por la mente de un hombre con la plena consciencia de que dos minutos después ya no estará en el mundo de los vivos?

sábado, octubre 12, 2013

La mirada


En la foto aparece el general Anton Dostler, mientras era atado a una estaca antes de su fusilamiento en Italia. Se le encontró culpable de haber ordenado que se disparara a quince prisioneros de guerra americanos que estaban desarmados.

Después de ver fotos como ésta, me parece increíble que todavía haya jóvenes que puedan ser engañados por grupos neofascistas. Como si no hubieran aprendido nada de nada de la Historia.


La foto habla. La foto nos habla de que incluso sobre la tierra el mal recae sobre los culpables.

Me impresiona la mirada del que iba a morir en cuestión de un minuto o dos. Es razonable pensar que se confesó y se arrepintió de todo lo que hizo.

viernes, octubre 11, 2013

Hoy es mi cumpleaños

Haciendo memoria, la verdad es que he hablado del altar en un buen número de posts. Pero es que desde el principio de mi sacerdocio, me pareció que en el altar todo tenía que estar perfecto. Sobre el altar debemos poner los objetos más bellos. Si el altar es feo y pobretón, y no se puede cambiar, lo mejor es cubrirlo con telas y más telas. Las velas naturales. Una buena y alta cruz en el centro, entre los candelabros. Yo cada día en mi parroquia ponía un incensario delante, a sus pies, con el humo aromático expándiéndose en torno. Una de las cosas que nunca me canso de mirar es un buen y bello altar. ¿Hay altares feos? Digamos que hay altares que expresan perfectamente de un modo visual, la fría teología de los párrocos que los hicieron. 

Un sagrario así me gustaría en el convento donde celebro misa


Nunca sabremos qué llevó al luterano Bach a escribir la música de una misa católica entera.

La única explicación que atinan los estudiosos a decir es que deseaba entrar en la corte de Dresde que era católica. Pero si hubiera querido ganar dinero, hubiera escrito ópera. Lo cual no hubiera ido contra sus convicciones luteranas, le hubiera dado renombre y era el género que más dinero producía entonces. ¿Por qué entonces una misa?

Dios movió a Bach al final de su carrera, cuando se hallaba en la cúspide de su maestría, a escribir una misa. Y así nos dió el mejor arranque de un Gloria a Dios en el Cielo que jamás se haya escrito y que, quizá, jamás se escribirá. El mejor de toda la Historia de la Humanidad.


Una cosa interesante es que nadie le encargó esa misa, nadie pagó por ella, y no la escribió para que se interpretase en una misa: dura dos horas. Algunos estudiosos la consideran una especie de summa. Una magna obra donde se compendiase todo su arte, una enciclopedia de toda su obra vocal en el momento de su vida en que su técnica personal de composición se había perfeccionado al máximo.

jueves, octubre 10, 2013

¿Es otoño?

No recuerdo un otoño tan caluroso como éste. Creo que este invierno va a ser el más crudo que se recuerda en mucho tiempo. Porque ha ocurrido algo que no había visto nunca en Alcalá: todas las cigueñas han emigrado. No ha quedado ni una.
Un año se fueron la mayoría, quedaron pocas, y fue el invierno más frío en varios decenios. Pero incluso ese año se quedaron un cierto número. Éste es el primero en que no ha quedado ninguna.

Por lo demás, hoy lo que tengo que decir, lo digo con imágenes:
http://elcanonigorampante.blogspot.com.es

miércoles, octubre 09, 2013

Lo bonito que es embellecer un altar


Aunque parezca increíble, lo que aparece en la foto es un incensario de la Basílica de San Marcos de Venecia. Es de una belleza impresionante.

En el altar del hospital, cuando hago la exposición menor, tengo la intención de poner el copón bajo un velo semitrasparente, y delante un incensario. 

Tengo que ver el modo de colocar algo pequeño y bonito delante. Pienso usar barritas de incienso, porque el incienso normal de iglesia requiere encender carbón y, además, da mucho humo. Y la capilla del hospital es muy pequeña.
Como me gustaría que la capilla fuera un trozo de cielo. Desgraciadamente, contamos con muchas limitaciones. La sacristía es muy pequeña, extremadamente pequeña. 

Y si dejas las cosas en la capilla, siempre puede pasar gente no religiosa que entra por curiosidad y se lleva algo. En una capilla de otra ciudad, Torrejón, alguien se llevó una estación del via crucis.


Pero tranquilos, sólo quiero embellecer un poco el altar. No voy a hacer de esa capilla un Canterbury en pequeño. Aunque ganas no me falten.

lunes, octubre 07, 2013

Un altar comme il faut


La superiora del convento del que soy capellán me ha pedido hoy en el torno, que si podía hacer un triduo antes de la fiesta de San Judas Tadeo. Le he dicho que sí. Es más, le he pedido permiso para decorar el altar esos tres días de un modo, como diría yo, fastuoso, sí, ésa es la palabra.

Así que me voy a emplear en dejar el altar de tal manera, que las monjas deseen que siga así en los meses siguientes. Los candelabros ya están encontrados. La cruz central también. Ahora se trata de encontrar telas. No sé si algún lector o lectora del blog sepa mucho de este asunto. Como siempre podéis escribir a fort939@gmail.com

Quiero poner también dos pequeños incensarios entre los candelabros de donde salga incienso. No sé si encontraré algo bonito y muy barato. El dinero es otra limitación. De hecho, es una gran limitación. También quiero poner reliquias sobre el altar. En fin, haré una fotografía para que lo veáis. Pero todavía falta para el 28 de octubre.

Ah, alguien quizá le parecerá mal que el altar sea fastuoso. Pero, en mi modesta opinión, ya sabéis que no soy nadie, un altar siempre conviene que sea fastuoso. Yo creo en el triunfo de Cristo y celebro ese triunfo. Y lo celebro con lo mejor que pueda encontrar. La Resurrección ya ha sucedido, de ahí que el altar tiene algo de trono. El Gloria a Dios en el Cielo se concreta materialmente sobre los blancos manteles del altar, porque allí justamente aparece Cristo Resucitado.

Si alguien quiere ahorrar, puede irse a la parroquia de otro barrio. Seguro que allí encontrará alguna misa estilo Boff.

domingo, octubre 06, 2013

La República, el Imperio, la Historia plagiándose a sí misma

Hoy por la mañana he ido a la toma de posesión del nuevo párroco de una de las iglesias donde he estado sustituyendo estos días. Por la tarde celebraré en el convento del que he sido nombrado capellán, las Ursulas de Alcalá.

Después de la comida del mediodía, he escuchado un poco a Bach. La música de este ser humano nos habla de la tenacidad. La tenacidad que se sobrepone a los varapalos de la vida. Hay una parte del concierto que he escuchado hoy, que es todo un sermón sobre ello. Yo con palabras jamás podría expresar mejor ese sermón que él nos da, que todavía nos da.

Esa tenacidad perseverante viene culminada con un allegro moderato. En Bach siempre vence la alegría. Una alegría, a veces moderada, en cuyos movimientos subyace la idea de que en la felicidad de la tierra también hay cruces. Pero la alegría se sobrepone con tenacidad incluso en los allegros. A veces, se sobrepone como algo imparable. Como si por muy tenaces que sean las desgracias, la alegría lo es más, siempre más.


Jamás he escuchado un sermón tan elegante. Su música refleja un espíritu elegante, con una elegancia sobria. En esta vida he conocido a gente que estaba ansiosa por ser elegante. Pero es elegante el que puede, no el que quiere. La sofisticación no es elegancia. La elegancia tiene una simplicidad que la hace inimitable. Bach, sin duda, tenía toda la elegancia que desprenden los grandes espíritus. Hay hombres que son gigantes.

sábado, octubre 05, 2013

Cantata titulada Despertad, la voz nos llama. BWV 140


Ayer me abatí un poco, al conocer que un pésimo escritor de masas había conseguido un impresionante honor; permitidme no ser más específico. Otros magníficos literatos y profesores de universidad se quedaron sin ese honor, simplemente porque no habían vendido tantos libros. Lo merecían más, pero se prefirió darlo a quien lo merecía menos. El asunto además era agua pasada, aunque yo me enteré ayer.

Estuve a punto de escribir acerca del triunfo de la mediocridad en la literatura, en el arte, entre la intelectualidad, en la universidad (menos, pero también) y, en general, en todos los puestos de la sociedad. En una sociedad moralmente más corrupta, los méritos progresivamente tienen menos importancia.

Pero hoy, mientras comía, he comenzado a ver el documental de Elliot Gardiner para la BBC sobre Bach. Y he quedado transfigurado ante la pantalla. Johan Sebastian Bach es la victoria de la antimediocridad.

El reportaje era de una calidad y de una profundidad, como hace tiempo no había visto. Claro, era Elliot Gardiner. Ni más, ni menos.

En esta época, en que nos queda poco para el Imperium, Bach es el recuerdo de que, al final, el Bien Absoluto triunfa. El Bien absoluto está abocado a un triunfo absoluto.

La música de Bach está rebosante de vida. Es la música de un Dios que vence y que no puede hacer otra cosa que vencer.


La técnica formal compositiva de Bach es perfecta para expresar lo que tenía que expresar. Sin duda, hubo músicos más santos en la Historia. Pero en el músico de Eisenach se une la espiritualidad con la calidad musical suficiente para expresar esa realidad de gracia. Es decir, Dios creó un odre nuevo para contener el vino nuevo de una música de ángeles y para los ángeles.

Quo usque tandem abutere, Europa, patientia nostra?

Volviendo al post de ayer. Cuando yo escuchaba la vida de Sila durante el BUP, o cuando leía la historia de Atenas, o se nos explicaba con todo lujo de detalles las Guerras Púnicas, jamás me pude imaginar que el mundo que rodeaba mi instituto iba a transformarse tan radicalmente como lo ha hecho.
En esa época, el cultivo de la época clásica era sencillamente impresionante. Los valores, las virtudes, la libertad, el orden, el aprendizaje de los errores de la Historia. 

No creo que se cultivase menos el estudio de la Edad Clásica en la España de esa época, que lo que vemos en las películas del siglo XIX en las universidades inglesas o alemanas. Desde luego, los estudiantes de mi instituto en Barbastro, a los diecisiete años, sabían mucho más latín que la inmensa mayoría de los sacerdotes actuales.

Después, vino todo un cambio de valores. Es curioso. No nos dábamos cuenta, pero aunque leíamos los textos clásicos (se insistía mucho en el contacto directo con los textos), éstos eran comentados a la luz del cristianismo. Desde luego la educación de la que gozamos en ese instituto, había millares como él en España en esa época, no tiene nada que ver con la atmósfera educativa actual. En la que, por supuesto, hay excepciones. Pero la juventud de ahora ya no es la cándida juventud de entonces. El diente se ha retorcido.


¿Quién de nosotros, los de esa época, los de aquellos institutos, no se da cuenta de que ahora estamos a un decenio de pasar al Imperium? ¿Quién no se apercibe de que las instituciones republicanas no contendrán a la masa movida por la demagogia? Nos esperan nuevos Julios Césares, nuevos Calígulas. No hará falta un golpe de estado. Venezuela es un perfecto ejemplo de consumación del cambio. Europa se irá, poco a poco, hundiendo en el poder cada vez más férreo de tribunos demagogos. Adiós, Europa, adiós.

Comentarios:
http://comentariosblogfortea.blogspot.com.es

jueves, octubre 03, 2013

El final de la vida

Alguno se preguntará por qué ayer puse como título El retiro de Sila. La historia de Sila (dejando aparte sus sangrientas proscripciones) era explicada de modo elogioso en nuestras clases de latín, en la época del BUP. Y lo más admirable era su retiro final, 80 a.C, una vez que puso orden en Roma.

Se quedó muy grabada en mi memoria la imagen del ex dictador cultivando su huerto en su villa. Desde entonces, la idea de disfrutar de los últimos años de vida retirado en el campo, cultivando zanahorias, fresas y cebollas me resulta idílica. Yo espero no realizarla. Quiero morir como pastor de almas. Pero la imagen es bellísima. No me ha abandonado en más de un cuarto de siglo.


¿Hay placer comparable a esperar la muerte en una villa romana, dedicado a los pequeños y honestos placeres de la sana vida en el campo, contemplando la vida pasada, charlando con amigos, comiendo con la familia, paseando por los caminos? Sin angustias, sin prisas, sin otra ambición que disfrutar del día presente. Realmente, no. Los hombres se complican mucho, pero todo es mucho más sencillo de lo que parece. 

miércoles, octubre 02, 2013

El retiro de Sila

Durante años, si un ángel se me hubiera aparecido y me hubiera revelado que iba a morir en breve, le hubiera suplicado con todas mis fuerzas a Dios que, por favor, no. Que me dejara más tiempo. Tengo todavía cosas que hacer. Libros que escribir. Tengo que santificarme. Tengo que cambiar cualitativamente mi alma.

Hoy me he sorprendido a mí mismo con el descubrimiento de que a estas alturas, acogería una revelación de ese tipo con una pacífica y serena aceptación. Y esto no es cosa de hoy, es un cambio en mí que se va consolidando desde hace unos cuatro años.

Todas esas cosas que quería hacer en mi juventud, siguen, en mayor o menor medida, en la lista de asuntos pendientes. La diferencia es que a mis cuarenta y cinco años, ya no me resistiría, ya no me aferraría con uñas y dientes a la vida. No sé, siento como si viviera un largo y plácido prolongamiento del tiempo. Como si Dios fuera generoso conmigo y me diera más, sin merecerlo.

Lo curioso es que tengo la plena convicción de que me quedan muchas cosas por hacer, que moriré de viejo y que la segunda mitad de mi vida (recién empezada) será mucho más interesante que la primera, y cargada de sorpresas, estoy seguro.

Pero al mismo tiempo que tengo tal convicción, me siento en un momento en el que el río de mi vida se ha remansado lleno de aguas apacibles. Sin ambiciones, sin grandes proyectos, sin más planes que el día de mañana. Cierto que tengo conferencias agendadas hasta agosto. Cierto que mis libros se siguen publicando y traduciendo. Hace pocos días firmé el contrato para Croacia. Pero es curioso, de pronto, es difícil expresarlo, es como si los próximos días fueran lo único que importa, y el resto estuviera sumido en una nebulosa. Y una nebulosa que me sume en la indiferencia.

A nivel personal, por primera vez en la vida, puedo asegurar que he logrado ese estado mental y sentimental que logran los que tras grandes responsabilidades se retiran a una villa a cultivar su huerto. 

Una última cosa. Como han sido varias las voces que me han pedido que los comentarios se moderen, finalmente he accedido a ello. Un colaborador se encargará de ello en este link:
http://comentariosblogfortea.blogspot.com.es

martes, octubre 01, 2013

Hoy me ha dolido un poco mi hernia discal, pero no me quejo. Lo mío es sufrir en silencio.

Hoy todo el día en el hospital como capellán. Hay dos religiosas ingresadas. La comunión la piden unas doce personas diariamente. Van a misa de seis a nueve personas, los días de diario. Hay cuatro que han recibido la unción de enfermos en las últimas semanas.

Un médico todas las mañanas hace una visita al Santísimo Sacramento. Un trabajador va a misa todas las tardes.

Cambiando de tema, hay que hacer una salvedad a los posts que escribí en días anteriores. Como bien me advirtió un lector, en España, en materia penal, no cabe el acuerdo extrajudicial entre partes. Eso es posible en otros países, pero no en España.


Por último, para mi tesis doctoral he encontrado un apoyo fantástico en un doctor de la Iglesia. Se trata de una cita de una importancia tremenda. Cuando la leí, apenas podía creerla. Santo Tomás de Aquino apoyando la más extraña de mis hipótesis.

Variedad en un solo post



La primera foto es para haceros sonreír, después de unos posts tan densos como los de los días anteriores.



La segunda foto es para mostrar la belleza de la Palabra de Dios. Me encantan esas Biblias que muestran la dignidad del texto sagrado que contienen. Biblias grandes, antiguas.


La tercera foto muestra la veneración por las cosas sagradas. Una imagen que vale por una predicación.