viernes, mayo 30, 2014

Describiendo elegantes círculos en los siglos: la Historia


A veces, me siento como un romano del siglo IV, que desde la tranquilidad de la conversación con un amigo tribuno, en una villa de una provincia lejana, contemplara la caída a cámara lenta del imperio que tanto amaba. Ese Occidente que prosigue su largo y ya inevitable camino hacia el derrumbamiento.

Contemplando las rosas del jardín de la villa, bebiendo una bebida fresca bajo los agradables rayos del sol, comprobando el contraste entre el retorno de la primavera y los disturbios nocturnos de Barcelona. Una vez más, se verifica que la Historia se repite a sí misma con una terca belleza. Lo que fue, será, resuena sabiamente en el libro del Eclesiastés.


¿Debe ceder el ayuntamiento ante la violencia, la anarquía y la sinrazón? Es un tema sobre el que Séneca o Cicerón charlaron con sus amigos hace dos mil años en otras villas, en otras agradables primaveras. Repetir los dictados elementales del buen juicio, sería incurrir por mi parte en la obviedad.

Mañana creo que hará sol


He visto el tráiler de Maléfica. Lo que más me ha gustado ha sido cuando la dulce jovencita le dice a alguien que se esconde en la oscuridad del bosque: sal, no tengas miedo. Y una voz surge tranquila de la espesura y le dice: si salgo, tú serás la que tengas miedo.

He leído esa frase en clave política, pero no es éste el lugar ni el momento. Claro que con Ucrania en ebullición, Barcelona en medio de una guerra urbano-medieval, los países árabes a punto de incendiarse como un pajar seco, y Europa arruinada para rematar el feliz panorama, esto se va pareciendo a la película Godzilla en versión de luxe-mundial en tres dimensiones.

Pero una buena cena viendo una magnífica película me reconcilia con la armonía universal y acabo el postre diciéndome: hay esperanza. He comenzado de nuevo (después de años de interrupción) la lectura de El encanto de la vida sencilla.

En fin, el trailer de Maléfica. Para que luego no digáis que no os mimo:

jueves, mayo 29, 2014

Distinguiendo fantasía de realidad, los que puedan


Uno de los grandes placeres que tiene Internet es leer los millares de teorías conspiratorias respecto al Vaticano, el Concilio Vaticano II y el Papa.

Es toda una selva narrativa en la que pululan logias masónicas, extraterrestres, grupos modernistas, dobles que sustituyen a los Papas, y todo ello bien espolvoreado de conexiones con Rusia, bancos oscuros, la ONU como cobertura del verdadero gobierno mundial y otras muchas cosas dignas de las más desatadas imaginaciones. El problema son los centenares de autores que aseguran que su versión es la verdadera y que todos los demás están equivocados.


Desde luego que son los tradicionalistas los más glotones de estas historias. Pero hay almas cándidas que, de vez en cuando, caen en estas redes de araña y se dejan enredar. También están los apocalípticos y los que creen a la primera pseudovisión mariana que les llega por email. 

Los apocalípticos son todos los que creen que el fin del mundo está aquí porque este año ha habido tres o cuatro terremotos fuertes en tal o cual lugar, o porque Obama quiere aprobar la Seguridad Social, o porque el último tornado fue más fuerte de lo que se esperaba.

Si pudiéramos fundir todo este magma en una sola novela, sería la novela suprema. Aunque hubiera capítulos que se contradijeran entre sí.

martes, mayo 27, 2014

Ese invierno tantas veces anunciado


Durante años, muchas personas hemos advertido del peligro que para la democracia era el populismo que, antes o después, sobrevendría en nuestro país y otros de nuestro entorno. Pienso ahora, sobre todo, en Italia.

Pues bien, ahora, por fin, hemos visto por primera vez el rostro de ese tsunami que se avecina en cámara lenta. Por fin, hemos contemplado su rostro humano.

El chavismo ha desembarcado en nuestro país. Todos los que se preocupan, hacen bien en preocuparse. El problema es cómo detener un movimiento que tiene tantísimo apoyo social. En el rostro de ese joven he visto la mirada de Lenin, de Durruti, de Stalin. Me ha impactado su mirada oscura. Como si detrás de esos ojos cupiera una crueldad sin límites.


Cuando miro a ese joven, no veo a una persona sino al futuro. La sucesión de millares de decisiones equivocadas en una sociedad, nos han llevado a este joven. 

Adiós a la catedral de Córdoba, adiós a todas las catedrales, adiós a tantas cosas. Estamos a punto, en pocos años, de pasar de un estado de cosas a otro. Estamos al borde de un cambio de era. El invierno se acerca.

Los huevos de la Serpiente eclosionarán y sus frutos surgirán llenos de rabia


En este blog, llevo años advirtiendo de que se avecinaba un invierno sobre Europa, un invierno que marcará un antes y un después. Después de las elecciones europeas de ayer, ya se ven las nubecillas, lejanas, que dentro de unos años serán el cielo de plomo al que tendremos que acostumbrarnos.

Los resultados en el continente son desesperanzadores no por lo que son, sino por lo que anuncian. Las versiones más extremistas de la política son las que triunfan. La pobreza, el desencanto ha llevado a buscar la solución en el populismo, sea de derechas o de izquierdas. El votante se transforma en comprador de soluciones baratas. La masa va aupando a los candidatos menos razonables.

En Italia el 25% de la población ha votado por un partido que se convertirá con el tiempo en un verdadero azote de la Iglesia.

En España, los resultados de las votaciones también auguran los peores quebraderos para los cristianos. Y ojalá que el partido Podemos llevara a cabo sólo su programa electoral respecto a la Iglesia. El problema es que eso sólo es el punto de partida.


No tengo la menor duda de que ni el Tribunal Constitucional ni el Tribunal Supremo supondrán una barrera que pueda contener a un ejecutivo decidido como el que tendremos dentro de algunos años.

lunes, mayo 26, 2014

Arte digital



















Desde luego hay artistas que son un desbordamiento de imaginación gracias a las herramientas del arte digital. El dibujo que he puesto es un buen ejemplo. No es la Gioconda, pero es una muestra del arte del siglo XXI. Podéis hacer click encima para agrandarlo. 

Pero cambiando de tema, hoy quiero que descanséis, que os lo paséis bien. Por eso, os pongo este vídeo.

http://vimeo.com/94502406


sábado, mayo 24, 2014

Elecciones Europeas


Mañana, como buen católico, iré a votar. No votaré al PSOE porque defiende que se mate a niños no nacidos y ataca a la Iglesia. No votaré al PP porque en menos de diez años será imposible distinguirlo del PSOE. Tampoco votaré a Izquierda Unida porque no me acaba de gustar su ideología norcoreana.

Prefiero que un pequeño partido con modestos resultados deje claro que los católicos nos estamos agrupando alrededor de alguna opción.

Lejos de mí decir a quien debéis votar. Pero examinemos los partidos a ver si hay algún partido católico y pro vida. Si encontramos alguno, sería importante que hubiera un decidido impulso social en esa dirección.

¿Por qué hay personas malas?


Desde aquí, desde las alturas de este blog, perdono a todos los que, en algún momento me han querido hacer daño. Les deseo sinceramente lo mejor en la vida terrena y futura.

Pero no pido justicia al que todo lo puede. Comprendo, sin sentir alegría por ello, que el mayor castigo del que no ama al prójimo es su propia vida. Mi mayor dicha, ahora mismo, son los serenos gozos que me proporciona mi pacífica existencia.


El hecho de gozar del ser por un poco en este río del Tiempo, es algo maravilloso y humilde en sí mismo. Como para perder el tiempo en desear que otro ente sufra o lo pase mal. Ojalá que todos sean felices. No deseo mal absolutamente a nadie. Insisto, ni siquiera que Dios haga justicia con los que me hayan ofendido. 

Todo queda perdonado y anulado por mi parte, les deseo lo mejor incluso a los que se han alegrado de mis desgracias, que los ha habido. Pues por mi vida han pasado personas de mal corazón. Con mal corazón y con una lengua llena de veneno. A todos ellos, mi completo perdón. Aun a sabiendas que mi perdón no es el de Dios. Y que mi perdón no detiene la justicia divina si ésta debe actuar.

jueves, mayo 22, 2014

Los mejores momentos de mi vida



















(Continuo con el post de ayer.) Curiosamente los pocos reconocimientos académicos o eclesiásticos que he tenido en mi vida no me han producido mucho placer, más bien casi nada, aunque estuviera obligado a sonreír. Estás allí, delante de todos, te aplauden, un arzobispo te estrecha la mano o te coloca una medalla, pero el placer es prácticamente nulo.

Los mejores recuerdos siempre son de un tiempo sereno pasado con un pequeño grupo de amigos, o de descubrimiento de un lugar, o una vivencia personal de tipo religioso.

Los peores momentos de la vida siempre tienen que ver con la voluntad de alguien que tiene la determinación de hacer sufrir. En mi vida he cometido omisiones, pero desde luego no he querido que nadie sufriera.

Conozco a personas religiosas que rezan diariamente al mismo Dios-Amor al que yo rezo, y que no pueden decir lo mismo. Aunque estoy completamente seguro de que lo dirían. Se consideran inocentes, no albergan ninguna duda acerca de su propia inocencia. Pero quisieron hacer sufrir. Eso sí, siempre por una buena razón, siempre con un supuesto buen fin. Ay con los buenos fines. Ay con las buenas intenciones.


Pero nunca hay que pedir a Dios justicia contra ese tipo de personas. El que quiere hacer sufrir, tiene el sufrimiento dentro de sí. El sufrimiento habita en él. 

miércoles, mayo 21, 2014

Ejercicios para una noche de insomnio


Ayer cené pizza y comprobé por segunda vez (luego lo doy ya por probado) que media pizza familiar supone media noche de insomnio. Eso es así, aunque sea el día de la oferta de los cinco euros, también conocida como los martes locos de Telepizza. La bola de queso que se forma en el estómago no conoce de días especiales.

Pero esas horas dando vueltas en el lecho me llevaron a hacer una cosa muy bonita: recordar los mejores momentos de vida. Sin prisa, sabiendo que el insomnio seguiría durante horas, me dediqué a recordar los más felices momentos de mi existencia. ¿Qué momentos escogerías tú de toda tu vida? ¿Qué momentos entre los mejores?

Curiosamente, no están en esa lista algunos que parecerían muy solemnes como mi ordenación sacerdotal. Pues fue una ceremonia que viví muy poco. Estaba allí, pero la viví poco. Me ordené solo, estaba en el centro. A esa tierna edad, no me pude concentrar ni lo más mínimo. 

Mientras que sí que estaba en la lista una cena con unos amigos. De hecho había varias cenas felices, felicísimas, relajadas, disfrutando del momento con una felicidad y placidez perfectas: la conversación, la comida, los amigos, en un país lejano. U otra cena con dos amigos viendo una película de risa en la que no dejamos de reírnos todo el tiempo a carcajada limpia. Mi regreso a Barbastro en las primeras vacaciones de navidad que tuve en el seminario. Mi primer viaje a Estados Unidos siendo un jovencito. Casi debería decir: el descubrimiento de Estados Unidos. Algunas misas en ritos orientales que viví de un modo intensísimo. Algunas misas mías sin pueblo que también viví internamente de un modo impresionante. Los juegos en medio de una impresionante nevada en Pamplona. Un puñado de películas que verdaderamente las viví. El comienzo de mi trabajo como secretario de un obispo.

Es difícil escoger un momento como el mejor. Pero quizá me inclinaría por mi retorno a Barbastro en aquellas navidades, a los dieciocho años: mi localidad, mi madre, las cenas con la familia, los encuentros con los amigos.


No es la primera noche que me dedico a esta placentera dedicación, como el que repasa un álbum de fotos. De hecho, estoy seguro que he escrito uno o dos posts en días que hice lo mismo que esta noche. No he querido leerlos. Estoy seguro de que son muy parecidos a pesar de haber sido escritos hace años.

martes, mayo 20, 2014

Consejos acerca del cirio pascual

Algunos consejos para sacerdotes respecto al cirio pascual. Estos consejos también valen para laicos colaboradores en las parroquias.

Es muy bonito hacer las incisiones sobre el cirio que marca el ceremonial. Yo siempre uso un punzón y hago las marcas. Cuando me han dado un cirio ya pintado por de sus caras, hago las marcas por el otro lado del cirio.
Me parece estéticamente no muy bello, el clavar unas bolas horribles en los extremos de la cruz del cirio. Se pueden poner cosas mucho más decorosas. Basta pasarse por la sección de chinchetas de un gran almacén, para comprobar que hay chinchetas muy dignas acabadas en bellas formas, desde luego mucho mejor que las bolas usuales.

Yo, personalmente, prefiero con el punzón hacer unos agujeritos pequeños, e insertar auténticos granos de incienso, tal como dice el ceremonial. Esos granos de incienso se pueden apretar sobre un poco de parafina, y colocar el granito de parafina en el agujero. Esta operación puede parecer difícil descrita con palabras si no se ve, pero es muy simple de hacer. La parafina es tan sencilla de conseguir como comprar algunos quesos que vienen en envueltos en parafina roja. También se puede usar plastilina. Sólo la justa para incrustar un grano de incienso en el agujero.

No trates nunca de encender el cirio directamente de la hoguera. Es decir, aproximando el cirio a la llama de la hoguera. Hay que usar una vela más pequeña para esa operación. Por flojo que sea el fuego de la hoguera, la corriente de aire ascendente, siempre apagará el cirio. Y eso sin contar con que la parte superior se ennegrecerá al contacto con la llama.

Tampoco aconsejo sumergir el cirio en el agua de la pila bautismal, a no ser que previamente inclines el cirio para que la cera fundida caiga fuera. De lo contrario, por más cuidado que pongas en mantener vertical el cirio, la cera te caerá sobre las manos o la casulla.


Por último, me gusta en la octava de pascua colocar el cirio pascual en pleno centro del presbiterio, justo a medio camino entre el altar y el extremo del presbiterio.

George Orwell o el arte de mirar hacia otro lado cuando interesa



















Estoy leyendo a ratos perdidos Homenaje a Cataluña de George Orwell. Este autor fue comunista y luchó al lado de los comunistas en la guerra civil española. El libro es un relato detallado de lo que vivió en esa guerra. Y he llegado a un punto donde la candidez de Orwell me ha parecido que alcanzaba unas cotas sencillamente increíbles. Ese pasaje es el siguiente:

Una o dos veces fui a pasear por el pequeño cementerio, situado a unos dos kilómetros. La ausencia de inscripciones religiosas en las lápidas era casi completa y esto resultaba tanto más sorprendente porque todas ellas correspondían al periodo anterior a la revolución.

Creo que sólo vi una vez el Rezad por el alma de Fulano de Tal, común en las tumbas católicas. La mayoría de las inscripciones eran puramente seculares, con ridículos poemas sobre las virtudes del difunto. Quizá en una de cada cuatro o cinco tumbas se advertía una pequeña cruz o una referencia formal al Cielo, que algún ateo industrioso generalmente había logrado atenuar con un punzón.

Me sorprendió que la gente de esa región de España careciera de genuinos sentimientos religiosos, en el sentido ortodoxo. Durante toda mi estancia nunca vi persignarse a ninguna persona, a pesar de que ese movimiento llega a hacerse instintivo, haya o no haya una revolución. Evidentemente, la Iglesia española retornará (como dice el refrán: la noche y los jesuitas siempre retornan), pero no cabe duda de que con el estallido de la revolución se desmoronó y fue aplastada hasta un punto que resultaría inconcebible incluso para la moribunda Iglesia de Inglaterra en circunstancias similares. Para el pueblo español, al menos en Cataluña y Aragón, la Iglesia era pura y simplemente un fraude sistematizado.

Estas palabras de Orwell me dejaron boquiabierto. Y más porque hablaba de Siétamo, un lugar que está al lado de Barbastro. Y que, por tanto, conozco perfectamente.

¿Es posible que ese autor desconociera la persecución religiosa que había tenido lugar? Todas las cruces del cementerio de Barbastro fueron quitadas por orden del ayuntamiento del Frente Popular. Y se sorprende de que en el pueblo de al lado no quedaran cruces. Increíble. ¿Es posible que desconociese la cantidad de hombres y mujeres que murieron antes que negar su fe?
Se sorprende de que nadie se persignase. Lógico. En Barbastro, conozco a un hombre al que se le fusiló por el único cargo de encontrarle un rosario en el bolsillo.


¿Cómo pudo no darse cuenta de esa masacre estando en medio de la masacre? Pues sí, parece que Orwell estaba mirando hacia otro lado cuando ocurrieron todos esos martirios. Eso sí, se sorprende de que nadie hiciera la señal de la cruz, cuando eso significaba la muerte. 

Querido Orwell yo soy de al lado de Siétamo, donde describes esa escena, y hasta las ovejas sabían lo que tú pareces desconocer. Todos lo sabían, porque en ello les iba la vida.

sábado, mayo 17, 2014

Más sobre mi viaje a Tierra Santa


En la foto estoy bendiciendo a un grupo de católicos indios que me pidieron que lo hiciera. Fue en la puerta de la iglesia de las Bienaventuranzas.

Tres viajes he hecho en mi vida a Tierra Santa. En el primer viaje no llevé un mapa. Resultado: no tenía ni idea de donde estaba. Me daba la sensación de que el autobús nos llevaba de un lado a otro como haciendo círculos sobre el territorio de Israel. La sensación no era del todo inadecuada, pues ahora sé que dimos muchas vueltas alrededor del Mar de Galilea. Éste fue un viaje en el que sufrí una gran aridez. Ningún lugar me recordaba lo más mínimo a la época de Jesús. Ya me esperaba algo así. Lo que no me esperaba era que en esos lugares mi aridez fuera total. Hubiera sentido más devoción en cualquier iglesia tranquila de mi diócesis, que en aquellos lugares de bullicio llenos de gente.

En mi segundo viaje, fui a dar unas conferencias sobre tres versículos de la Bíblia. Sí, varias conferencias sobre tres versículos muy concretos, y sin salirme de esos versículos. Ése había sido el encargo, y el público, además, estaba compuesto de curas, frailes y religiosas, así que no podía ir más allá del tema que se me había encargado. En ese viaje me centré en conocer Jerusalén. Paseos y más paseos, todos los días. Pasé mucho tiempo en la Iglesia del Santo Sepulcro haciendo oración personal, a solas. Fue un viaje muy aprovechado en lo espiritual, pero totalmente focalizado en esa iglesia.


Mi tercer viaje fue diverso de todos. El grupo era fantástico. Un grupo de gente creyente, alegre, personas bondadosas con las que era un placer ir en autobús, comer y bañarse en el Mar Muerto. Esta vez sí que recorrí el mapa del Evangelio mentalmente. Esta vez sí que supe donde estaba. Además, traté de hacer oración en el autobús, en las iglesias donde íbamos, en todas partes. Fue el mejor viaje de los tres.

Plan para mañana domingo

Acabo de cenar. Mañana quería ir a ver el Museo Arqueológico de Madrid. Pero cuando he llamado a varios de mis amigos, han coincidido en que mañana no pueden. Se me ha ocurrido decir por aquí que si alguno quiere acompañarme, a las 13:00, será un placer. Siempre me gusta conocer a gente nueva. Eso sí, los que vengan tienen que llamar a este número 630 52 31 51. Lo de llamar a ese número, es para organizarme yo. Ya que si no llama nadie, quizá vaya a otra hora o cambie de planes. Me gusta conocer gente nueva y visitar el museo con algunos lectores será una experiencia agradable, como lo han sido todos los anteriores encuentros similares. Lo que siento es decirlo con tan poco tiempo. Después escribiré mi post de después de la cena. Un saludo a todos.

viernes, mayo 16, 2014


La foto en la que aparezco leyendo el breviario, me la hicieron en la iglesia del Primado de Pedro en Galilea con el lago de Genesaret detrás.

jueves, mayo 15, 2014

Esta foto es en el monte Tabor


En el viaje a Israel, uno comprueba una vez más que el odio mueve al odio. Que el odio provoca más odio, como si se tratara de la sangre recorriendo venas y más venas. Como si una triste sucesión de causas y efectos se prolongase sin que veamos dónde puede estar su fin.

Para no aumentar más la animadversión, hice propósito de no contar cinco anécdotas muy significativas de las que fui testigo, significativas pero muy tristes. Cinco anécdotas reales pero que no construirían el amor.

Baste decir que creo que en Israel va creciendo la facción de los judíos más radicales y llenos de rencor hacia los occidentales. De esas cinco anécdotas, tres son respecto a sacerdotes ortodoxos. Sólo quiero decir que en Israel uno comprueba que el ecumenismo es un empeño esencialmente católico.


Para acabar este post, quiero recordar una pegatina en un autobús de peregrinos cristianos donde decía una gran verdad: Nadie pertenece más a este lugar que tú

miércoles, mayo 14, 2014

Viaje a Tierra Santa I


Hace unos días regresé de un feliz viaje por Israel. Iba como capellán de un grupo de colombianos. Nos acompañaba un sacerdote polaco eremita y una religiosa que era todo dulzura.

Para mí la gran perla de este viaje ha sido el poder estar muchas horas orando en el Santo Sepulcro de Jerusalén. Me sentaba delante del lugar exacto de la Resurrección y leía al profeta Isaías. Allí veía todas las profecías cumplidas. Era maravilloso poder levantar la vista y repetirme: allí, justo allí delante, resucitó.

Además, uno de los días tuvimos la inmensa suerte de que abrían la basílica por la noche. La iglesia del Santo Sepulcro por la noche es un mundo completamente diverso.

También nos bañamos (flotamos) en el Mar Muerto. En Belén, pude rezar varias horas con toda tranquilidad en la basílica. Los escritos de Valtorta fueron una compañía constante. El grupo de colombianos (y una venezolana) era encantador. La comida en todos los hoteles fue estupenda. En el último hotel fue más que estupenda. Dudo mucho que el rey Herodes comiera tan bien como lo hicimos nosotros.

Bueno, mañana os contaré más cosas, hoy tengo mucho mucho sueño. Buenas noches.

lunes, mayo 12, 2014

La película Nebraska o el cine con mayúsculas


Podéis hacer click sobre la magnífica pintura que hoy pongo ante vuestros ojos. Es admirable en sus detalles. Se la dedico a mi arquitecto favorito JL y a su escudera Tr.

Una cosa más respecto al post de ayer. En esa época, se escogió como sintonía oficial de Eurovisión el Te Deum de Charpentier, y eso no se hizo por casualidad: se quería honrar a Dios. Se puede escuchar en este link:


Qué tiempos en los que de forma expresa se quería adorar al Creador de todas las cosas. Hubo un tiempo en que los medios de comunicación fomentaban la virtud y el seguimiento de la santa ley de Dios. Aquella generación vivió feliz y próspera. Nuestra generación está por encima de esas cosas, por supuesto. Y, por supuesto, nos va de película.

Cambiando de tema, hoy he acabado de ver la película Nebraska. ¿Qué decir de esa película? Dirección impecable, inmejorable fotografía de la América profunda actual. Es una obra en la que el drama se agazapa en cada minuto de la película. Una película para relajarse y dejarse llevar. Todavía tengo lágrimas en los ojos. No es de extrañar que todos los críticos, al ver esta película, se hayan quitado el sombrero.

Eurovisión


Hoy iba a hablar de mi viaje a Israel, pero al ver las noticias al mediodía me he encontrado con la noticia del ganador del concurso de canciones de Eurovisión.

No creo equivocarme si afirmo que no he visto ese concurso desde que tenía unos doce años o menos. 

Me he quedado sorprendidísimo del nivel de sofisticación que tiene ahora ese concurso, al mirar unos cuantos vídeos en Youtube.

Los enfoques de cámara, las coreografías, los inmensos lugares donde se canta, todo me ha tomado por sorpresa. La verdad es que resulta impresionante.
Pero no puedo dejar de acordarme de lo bonitas que eran las canciones de otra época más sencilla, más cándida, más familiar. Las canciones de una Europa que ya no existe. 

Queden como muestra los ganadores de dos años:

Allelluia

La la la

Como leí en cierto blog: no soy nostálgico, porque ya no quedan nostalgias como las de antes.

viernes, mayo 09, 2014

Que impresionante es la postración ante el altar


Lo sé, lo sé. Me lo habéis dicho. Os gustan las imágenes curiosas. Ésta foto es del Oficio de Viernes Santo en la catedral de mi ciudad. El que está en el centro es mi obispo.

jueves, mayo 08, 2014

Hay gatos extremadamente tontos


La foto lo dice todo. Cualquier cosa que añada, sería en vano. La imagen y el comentario en su simplicidad son magistrales.

miércoles, mayo 07, 2014

Vanidad de vanidades, todo es vanidad


Cinematográficamente, uno de los rostros y aplomos que más me impresionaban en el cine, era el de Sean Connery en la época de El Nombre de la Rosa. Antes de esa época, para nada. Pero por alguna misteriosa razón, el actor vivió una edad de oro en un momento dado de su vida. Pero esta foto, que es una de las más recientes, muestra que incluso ese hombre de mirada férrea y rostro de águila se ha transformado en el típico jubilado afable. Aunque en la foto aparece con cara gruñona. Esta foto es una enseñanza acerca de cómo pasan las cosas. Todas. 

Para los cinéfilos desde luego esta foto nos impresiona más que la destrucción de Cartago en la última guerra púnica a efectos de comprender que no somos nada.

martes, mayo 06, 2014

Sé que os gustan las curiosidades



















Esta foto corresponde a la misa de toma de posesión de su diócesis por parte de un nuevo obispo. Hay un momento de la ceremonia en el que se muestra la bula papal con el nombramiento. Bula que se sigue escribiendo a mano sobre pergamino, y de la que pende un sello de plomo.

lunes, mayo 05, 2014

El rostro de un arzobispo


Continuando con el post de ayer. Podéis hacerme muchos retratos, pero reconozco que cuando le hacían una foto al anterior arzobispo de Canterbury, salía en ellas con una clase muy difícil de superar. 

No es sólo clase. Es un rostro que denota una grandísima inteligencia. Se ve en su mirada la capacidad de prudencia, el arte de gobernar.

domingo, mayo 04, 2014

Retratos inmerecidos del autor de este blog















Este dibujo me lo envió un gran pintor, cuyo nombre me guardo. Creo que ha sabido captar con maestría algunas características de mi carácter. Lástima el cráneo en forma de pera que me ha atribuido, cuando precisamente es bastante cuadrado. Pero me gusta mucho. 

El debajo es de una pintura cuya obra me gusta mucho, sinceramente. Me puso un poco de cara de batracio, pero la perdono. Más gente me habéis mandado retratos estos años. Si me los enviáis de nuevo, los colgaré aquí. Porque yo, en razón de mi humildad (virtud de la que ando sobrado) no los he guardado.




















Este retrato es de Enrique de Lorenz.














Este retrato es de Daniel Silva







sábado, mayo 03, 2014

Esta foto no os la había compartido



















Esta foto es de cuando estuve en Canterbury este otoño. Me he topado con esta foto que no la había puesto aquí todavía.

viernes, mayo 02, 2014

Una procesión del viernes anterior a la Semana Santa



Esta foto es de una de las procesiones a las que asistí en Semana Santa. En concreto es la procesión del via crucis de la hermandad de la que soy capellán.

jueves, mayo 01, 2014

Excursión a Toledo


Esta foto es de una excursión a Toledo que hice el día de Domingo de Pascua. La persona que está en el centro es la señora que organizó mi último viaje a México. La verdad es que fue un cielo de mujer. Tuvo mil atenciones hacia mí. Y no sólo hubo hospitalidad, sino un desbordamiento de cariño que me sorprendió. Y no sólo ella, sino toda su extensísima familia con la que tuve el gozo de convivir todos esos días.

Tranquilos


Os aseguro, que en los próximos días os voy a dejar a dieta. Después de estos días de posts largos y densos, al blog pongo por testigo, que os pondré posts cortitos y ligeros. Durante los próximos nueve días así será.

Sea dicho de paso, he visto por tercera vez esa formidable y grandiosa película titulada Ed Wood. Una obra indispensable para cinéfilos, cine acerca del cine. Hay momentos en esta comedia que son de una emoción dramática que pocas veces las vemos en la pantalla. Martín Landau (en el papel de Bela Lugosi) aparece como un personaje gigantesco. Un papel que llena la película, con independencia de lo que diga o haga. Es un ejemplo de cómo un actor te puede llenar una historia con su presencia.

Estoy a la mitad de Nebraska, otra película realmente fantástica. Inferior a la primera, pero una gran película sobre caracteres humanos, sobre la nostalgia y la mezquindad que suele rodear la existencia de los seres humanos. La factura de la película es impecable. Mimada en cada encuadre. Realismo y arte.


En Semana Santa me vi Sansón y Dalila. La había visto en Sábado Cine en mi infancia. Increíble que los grandes estudios hicieran películas tan chapuceras como ésta. El mismo Sansón se debió revolver en la tumba, al ver cómo le representaban en la pantalla. Lo que pasa es que la película de puro mala, entretiene. Y es que, a ratos, parece una parodia de sí misma.